Reconocer y cultivar la alegría

Reconocer y cultivar la alegría
febrero 2, 2021
Joan Serrat

De toda la gama de emociones que experimentamos en nuestra vida, la alegría es la que más anhelamos, especialmente en estos tiempos de #COVID19 que vivimos. Como explica su definición  nos produce una sensación de bienestar muy relacionada con la felicidad.

El miedo, la rabia o la tristeza aparecen y a menudo vienen con la intención de instalarse en nuestras vidas. Todas estas emociones son necesarias en algún momento y cumplen una función que debemos agradecer. Por desgracia cuando permanecen de forma prolongada nos llevan al malestar, al dolor, al sufrimiento. Puedes leer esta publicación anterior relacionada con este tema, si te apetece. 

En cambio, la alegría suele aparecer de forma inesperada y, con frecuencia, fugaz. Se manifiesta como un destello de felicidad en nuestras vidas y luego desaparece, dejando su estela de bienestar.

Con frecuencia tenemos la tendencia a fijarnos más en las emociones que se consideran “negativas” –el miedo, la rabia y la tristeza- pues nos generan malestar y nos cuesta reconocer las emociones “positivas” como la alegría y el amor cuando suceden.

La alegría es una emoción que nos aporta energía sin tensión. Nos conecta con la vida y nuestro cuerpo la siente: el pecho se abre y se vuelve ligero, los ojos brillan, sentimos el bienestar y lo expresamos con la risa o con una sonrisa, buscando el contacto con los otros, jugando, celebrando…

Podemos “entrenarnos” en fijar nuestra atención en situaciones presentes o pasadas en las que experimentamos la alegría o alguna de sus derivadas como la diversión, el optimismo, la satisfacción o el disfrute. De esta manera la estaremos “cultivando” y orientaremos nuestra vida hacia el bienestar.

Cultivando la Alegría con Mindfulness

Ahora te propongo con la siguiente práctica a que dediques unos minutos a tu autocuidado, a reconocer y cultivar la alegría en tu vida.

De entre las diferentes situaciones que has podido recordar experimentando la alegría, algunas tienen que ver con “cosas que me han pasado a mí”. Por ejemplo, algo que a casi todo el mundo le gustaría: ¡te ha tocado la lotería! Seguro que es motivo de gran alegría, para ti y posiblemente para tu entorno. Además, esta alegría puede tener una permanencia en el tiempo. ¡Felicidades! Ahora imagina que la lotería le ha tocado a, por ejemplo, un vecino, o a alguien más lejano, incluso desconocido. ¿Te alegras, igualmente? Este es otro tipo de alegría, cuando la sentimos por “los otros”.

La primera alegría tiene que ver con el “recibir”. Para sentirla debemos estar predispuestos a “dejar entrar las cosas”, aceptar ser “tocados por la vida”. La cualidad necesaria para ello es la “apertura”. Con Mindfulness podemos desarrollarla. En el budismo se habla de mudita como el aspecto de la alegría que se puede cultivar con la meditación.

La segunda alegría tiene que ver con el “dar y compartir”. “Mudita” es regocijarse con la alegría del mundo. Es ser plenamente consciente del gozo de los otros y formar parte de él. La cualidad necesaria es la “empatía” y también podemos desarrollarla con Mindfulness.

Para acabar te hago una última propuesta. Una de las prácticas informales que utilizamos en Mindfulness es el “darse cuenta”. Puedes llevar también tu atención durante el día a día, desde el presente, a aquellos momentos en los que experimentas la alegría. Si te fijas bien, seguro que encontrarás situaciones que te evocan esta emoción. Entonces, si te das cuenta “cuando sucede”, puedes captar ese momento de alegría fugaz como si fuera una foto, sentirla y guardarla en la cajita de la práctica anterior. Si lo haces con regularidad podrás ver los resultados en tu vida.

Gracias y, como siempre, te recuerdo que

Si tienes alguna consulta
no dudes en contactarme

¡Gracias!

Comparte la publicación

Entradas relacionadas

Emociones en tiempos de #COVID19

Emociones en tiempos de #COVID19

Esta semana una clienta de terapia me expresaba la inquietud que le producía el observar cómo sentía a las personas de su entorno especialmente "alteradas" durante estos últimos días. Efectivamente, vivimos tiempos difíciles y la pandemia nos está afectando a todos,...

Pranayama: la ciencia de la respiración

Pranayama: la ciencia de la respiración

Puedes estar días sin comer. Puedes estar horas sin beber. Pero no puedes estar minutos sin respirar. Lo primero que haces al nacer es inhalar. Lo último al morir es exhalar. Junto con el oxígeno, nitrógeno, y dióxido de carbono, la respiración contiene Prana, la...

El arquero

El arquero

En esta publicación te explico cómo practicar y los beneficios de la asana de yoga "El arquero", una de mis favoritas. La incluyo en mi sadhana diaria, especialmente cuando tengo que prepararme para hacer frente a un objetivo difícil de conseguir. Desde mi experiencia...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad