Sobre la Bondad

Sobre la Bondad
mayo 7, 2021
Joan Serrat

En esta publicación reflexiono sobre la bondad. Bondad es la cualidad de bueno. Se identifica con la característica propia de las buenas personas. Es también la inclinación o tendencia natural a hacer el bien. Como verás, si continúas leyendo, ser benevolente, amable e intentar procurar la ayuda de otro es una actitud del ser humano que puede ser entrenada.

Hace unos días un cliente, revisando su niñez, me explicaba que desde que tiene memoria se recordaba a sí mismo como un “niño malo”. Durante la sesión seguimos indagando sobre ese recuerdo y la creencia que lo ha acompañado en su vida hasta el presente.

Sincrónicamente me llegó un vídeo de La 2 que me pareció muy interesante y que ahora comparto. En el mismo dos profesionales, impulsores del Instituto de la Bondad, nos hablan sobre diferentes aspectos relacionados con esta cualidad del ser humano.
Antes de que veas el reportaje quiero resaltar una frase del mismo:

“la práctica de la bondad puede ser un acto revolucionario”.

Si te apetece, luego, puedes seguir leyendo un poco más sobre el tema.

Instituto de La Bondad

La Bondad según los clásicos


Desde los orígenes de la filosofía han sido muchos los pensadores que se han interesado por el concepto de bondad. Te hago un resumen:

Sócrates (siglo V a. C.) consideraba que el hombre es bueno por naturaleza. Para él la bondad era un estado del alma y la sabiduría su esencia.

Su discípulo Platón afirmaba que el bien, o la bondad, es la idea suprema y que el mal es fruto de la ignorancia. La identifica con la Idea de Belleza e incluso con Dios.

Aristóteles, indicaba que todos los seres humanos poseen la capacidad para ser buenos y que estos debían desarrollarla mediante la práctica, a través de acciones virtuosas. Para él la bondad era una cuestión de hábito.

Mucho tiempo después Thomas Hobbes, en el siglo XVII, plantea que el ser humano es “malo por naturaleza”, es egoísta, y se mueve por el deseo de dominio y por la necesidad de evitar la muerte. Sostenía la idea de que el hombre era un depredador, “un lobo para el hombre”.

A esta idea responde, un siglo después, Jean-Jacques Rousseau en su obra Emilio o de la educación, recuperando la idea de que “el hombre es bueno por naturaleza”. Explica en ella que el ser humano está orientado naturalmente para el bien, pues el hombre nace bueno y libre, pero la educación tradicional oprime y destruye esa naturaleza y la sociedad acaba por corromperlo.

La Bondad según las tradiciones espirituales

Muy posiblemente has nacido en un lugar marcado por la tradición judeo-cristiana y, por tanto, no voy a explicarte mucho más de lo que ya sabes. El mensaje de Jesús, el Cristo, era el de la práctica de la bondad que se podría resumir en una frase: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En ella se introduce de manera implícita el elemento de la compasión.

La otra gran tradición tiene su origen en El Buda Sidharta Gautama. El budismo entiende la Bondad como uno de los elementos integrantes del Amor, junto a la Compasión, la Alegría y la Ecuanimidad.

De nuevo la compasión. Esta es una forma de empatía y afecto que tiene como fin el alivio del sufrimiento del otro. Es esencialmente altruista, libre de egoísmo. La persona compasiva actúa desde la noción de que no existe separado del otro. El bienestar de los demás es mi propio bienestar puesto que la existencia de un yo individual, autónomo y separado del mundo es una ilusión.

El budismo se refiere a la compasión (Karuna) como la “joya en la flor de loto.” La flor de loto simboliza el corazón o la mente que, con la práctica, se transforma en liberación, y la joya representa la compasión que aparece en el centro de esta flor.

“Su actitud iluminada, un océano de inmensa bondad,
que busca llevar a todos los seres a un estado de felicidad,
y actúa siempre por el beneficio de los demás,
tal es mi regocijo y mi dicha.
El nirvana se obtiene al darlo todo”
Shantideva

La compasión (o el bien) es igual a la inteligencia, en su acepción más amplia. De la misma manera que el mal es igual a la ignorancia. El budismo enseña que no existen personas malas, sólo existen personas que ignoran su verdadera naturaleza, la cual es la “budeidad”. Detrás de la aparente ignorancia que manifestamos, todos somos omniscientes.

Dada su importancia, por tanto, el budismo –como el cristianismo- considera que es posible desarrollar activamente nuestros sentimientos de bondad y compasión, y hacer a un lado los obstáculos que los bloquean.

El método que ha encontrado el budismo para descubrir la naturaleza búdica inherente al ser humano es el cultivo del Bodhicitta (la mente o consciencia despierta). Para ello, entre otros caminos, se sigue el de la práctica de la meditación llamada “mettabhavana”, que se traduce como el “cultivo o desarrollo de metta”. Metta signífica un tipo especial de amor, una emoción positiva esencial y universal para el crecimiento y el desarrollo de todo el potencial humano.

La Bondad según la ciencia

En las últimas décadas uno de los campos de la ciencia que ha cobrado más auge es el de las neurociencias que estudian el sistema nervioso y la estructura del cerebro humano. La integración de la biología molecular, la fisiología, la ingeniería informática y la psicología, entre otras disciplinas, se ha concentrado en investigar y mapear el cerebro. El foco son los procesos cognitivos y, especialmente en los últimos años, las emociones.

En esta línea, por ejemplo, van los trabajos de Richard Davidson . Su investigación se centra en las bases neuronales de la emoción y los métodos para promover desde la ciencia el florecimiento humano, incluyendo la meditación y las prácticas contemplativas. Fundó y preside el Centro de Investigación de Mentes Saludables en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde se llevan a cabo investigaciones interdisciplinarias sobre las cualidades positivas de la mente, como la amabilidad y la compasión. Cito una de sus conclusiones: “la base de un cerebro sano es la bondad y ésta es la forma más elevada de la inteligencia”.

Este interés es compartido por otros muchos investigadores – lee por ejemplo a Paul GilbertEmma Seppala – que en la actualidad están estudiando cómo es la relación entre circuitos neuronales, bondad, compasión, meditación, bienestar y felicidad. Vivimos un momento en el que las antiguas tradiciones contemplativas y la ciencia occidental moderna confluyen y se complementan.

En una próxima publicación profundizaré sobre ello.

Si tienes alguna consulta
no dudes en contactarme

¡Gracias!

Comparte la publicación

Entradas relacionadas

¿Coaching o Psicoterapia?

¿Coaching o Psicoterapia?

Quizás tienes la necesidad de hacer un cambio en tu vida y dudas qué elegir ¿Coaching o Psicoterapia? Por ejemplo, hace unos días una compañera me comentaba que le están llegando, cada vez con más frecuencia, personas que cuando acuerdan los objetivos de trabajo, le...

Yoga y consciencia corporal

Yoga y consciencia corporal

En esta publicación comparto el vídeo de mi canal de Youtube, Yoga y consciencia corporal. Es un tutorial que utilizo en los talleres de Mindfulness que imparto. Como verás tiene un nivel de dificultad bajo, adecuado para personas que están empezando la práctica....

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad